23.1.12

NO SOY UNA PRINCESA

Rumi lo es.


Esta es la historia de yo y mi relación con los zapatos de tacón en concreto y el estilo femenino en general. 
Una siempre tiene esa cosa de que no es lo suficientemente femenina si de vez en cuando no se pone unos zapatos de tacón y va de guapa por la vida. Ayer fui de guapa y lo lamenté. Este es el desarrollo del asunto. 

Situación real #1: hace un par de años, yo, en una reunión con una gente de Massimo Dutti, rodeada de chicas y mujeres subidas en sus diez centímetros de más (para ir cada día a la oficina, ¿es necesario?) y sintiéndome claramente inferior al  caminar sin hacer ruido por los pasillos al lado de todas esas divas de culos elevados haciendo cloc cloc cloc a cada paso. El pro de esta misma situación es cuando rato después me presentan a los fotógrafos (los únicos seres modernos del lugar) y el chico alaba mis Nike con gran admiración. Eso me hizo subir tipo tres puntos en mi estado de pequeñismo e inferioridad. Hubiera subido cinco más de golpe si lo hubiera hecho delante de todas las estatuas de mármol en lugar de hacerlo en privado. Algo raro hay entre esa gente, algo raro hay.

Situación real #2 totalmente HILARIOUS y la razón de este absurdo post: yo, este sábado por la noche, con unos zapatos dignos de Lady Gaga bastante monos y no necesariamente incómodos las primeras 4 horas, en una sesión de ocio nocturno nonstop desde las 20h en que salgo de mi casa -y camino sola por un descampado, subo cuestas, bajo y subo escaleras de metro, lucho contra aceras de baldosas mal encajadas-, llego a un bar para cenar en el que por supuesto tengo que estar de pie, voy a otro para tomar algo en el que por supuesto tengo que estar de pie y no contenta con eso me voy a una discoteca en la que por supuesto tengo que hacer cola en la entrada, en el guardarropa y en la barra. Cuando consigo llegar a la pista apenas puedo bailar si no me sostiene Arieh y le suplico con ojos de gata llorosa nada engatusadora que me perdone pero que me tiene que llevar a casa si no quiere verme morir en esa pista llena de cristales rotos (intentad bailar sobre un suelo de cristales rotos subidas a unas plataformas bastante monas y totalmente incómodas después de 7 horas de estar de pie con ellas). Nada, un fraude.

Por primera vez en mi vida hice algo de lo que siempre me burlaba con gran desprecio, y tuve que sacarme los zapatos en cuanto entré en el metro e ir sin ellos hasta llegar a casa (Arieh dándome masajes en el trayecto de metro, Arieh conmigo a caballito para cruzar el descampado de arena a las 4 de la mañana, holaquétal, muy bonita situación de pareja, para ésto precisamente se inventó el matrimonio). Iba lamentándome como una desgraciada y repetía como un mantra "qué vergüenza, qué vergüenza, nunca pensé que esto me pasaría a mi, con lo que me reía de las chungas descalzas que veía por la calle, nunca más, perdona mi amor, nunca más te haré algo así", como si el decirlo muchas veces fuera a hacerme sentir mejor. Suerte que Arieh repetía "da igual, nosotros en Menorca íbamos descalzos mil veces por la ciudad, no pasa nada por ir descalza"... Siempre me hace sentir mejor cuando me siento totalmente ridícula.


Situación real #3 y reveladora de todo el asunto: yo, a lo largo de mi vida adulta, comprándome al menos 10 pares de zapatos o botas de tacón o plataforma y usando cada uno de esos pares pon, máximo, dos veces en el resto de la historia de mi vida adulta. Una situación lamentable y patética que sin embargo es gran indicador de un grave rasgo de mi personalidad bipolar que ahora mismo voy a revelar. 

Confesiones:
"Llevo desde los 20 años pensando muy seriamente en que debería cambiar mi vestuario y dejar de ser una pandillera para convertirme en una mujer". 

La verdad, este tema me causa bastante desazón, aunque parezca una tontería a ojos de cualquiera. Me debato internamente entre mi deseo de ser femenina y engatusadora, de ir peinada y llevar faldas y no usar más mis medias llenas de agujeros y las bragas de algodón básico de H&M ni hacer combinaciones interiores horrorosas en invierno (del tipo que te da vergüenza pensar que si ese día tienes que acabar en Urgencias no vas a ser una visión muy agradable para el camillero), y lucho contra mi misma para ponerme escotes y faldas cortas y los dichosos tacones más allá de cuando salgo con Arieh -a veces lo consigo-, como si me diera miedo ser engatusadora cuando no está mi novio delante (otra cosa bastante patética e incluso paradójica). 

Luego, siempre me fascino/horrorizo de que haya chicas con tacones diariamente, me hace sufrir pensar en sus pies, en sus juanetes y sus callos, en sus espaldas y sus caderas, en sus rodillas y en su bienestar general. Los tacones son necesariamente el invento de un diablo misógino que buscaba nuestra autodestrucción por querer ser unas brujas seductoras.  

Y sin embargo, como una estúpida, siempre me compro zapatos que luego acumulan polvo en la estantería y que no me pongo por miedo al dolor o porque me hacen sentir ridícula y fuera de lugar. ¿Qué clase de loca hace algo así? ¿Qué clase de loca tiene estos debates internos tan animados? ¿Por qué mi cerebro es peor que la mesa política de La Noria un sábado por la noche?

MORALEJA (y la ha dicho Arieh está mañana así que voy a ver si me entero de una vez, claro que también él es gran fan de mi look cuanto más sporty y desmaquillado mejor, así que igual está intentando barrer para su lado):  No soy una princesa. 

Soy una pandillera. Voy a abrazar mi propio yo de una vez, y ya que no tengo un trabajo en el que tenga que rendir cuentas a nadie de mi vestuario ni de mi pelo ni de mi nada, voy a ser una treintañera vestida como una adolescente y no me voy a sentir mal por ello nunca más. Ea. Egobloggers del mundo, no me dais envidia. Chicas arregladas y perfectamente estilosas y femeninas, no me dais envidia. Vuestros complementos caros y vuestras joyas y perfectos labios rojos no me dan envidia. Chavalas que trabajáis en moda y vais a la ofi así de guapas y camináis haciendo ruido, no me dais envidia. 

¿Soy la única que no soporta el dolor? ¿Soy la única que se siente inferior por no soportarlo? ¿Soy la única que se debate entre el sufrir y el que parezca que eres 20 cm más alta, que tienes las piernas esbeltas y el culo en pompa ERGO que parezca que eres más guapa de lo que eres?

Esta es mi historia. Si alguien quiere compartir la suya, aquí tiene su espacio. Si no, espero que al menos os haya servido para reíros de mi debilidad y empecéis con buen humor la mañana.

¡Feliz semana!


PD: Mirad cómo nos hemos currado la web nueva de El Club, haceos socias del único, original y mejor club social-femenino-creativo de la historia, mirad los cursos de este mes y si queréis venir a algo, corred porque las plazas vuelan!

87 comentarios:

  1. Vale, lo tengo que admitir, este post me ha encantado. Totalmente identificada, sumida en la dicotomía ''ser super femenina buenorra vs ser mona y apañá'' Porque con los tacones me pasa lo mismo, lo que pasa es que he aprendido a comprarme a a)comprar zapatos de tacón de menos de 50 euros b)probármelos por casa durante un par de tardes y si veo que soy incapaz de estar con ellos más de media hora c)ir a la tienda a devolverlos e invertir mis euros en algo que me vaya a poner más de 3 veces. Porque sí, los zapatos de tacón son monísimos y te sientes super buenorra subida a ellos pero ¿de que te sirve si no puedes desplazarte más de 5 minutos sin desear que te amputen los pieses?
    Además, mis amigas que sí son capaces de andar con ellos, confiesan que han tenido que entrenar mucho para ello y que a las 3 horas siempre les duelen los pies XD

    ResponderEliminar
  2. Sólo añadir que...
    Yo llevo tacones al trabajo y los fines de semana ni los miro, no me parece útil salir con ellos... Y mis amigas claro, me miran raro... :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Jaja, cuánta razón tienes!! Me encantan los zapatos de tacón, de verdad, ¡me entusisman! Y me pasa como a tí: los compro, y luego apenas me los pongo. Veo a todas esas niñas monas con sus taconazos a lo largo de la semana, y me veo incapaz de hacerlo yo misma....lo he intentado, pero no me compensa....¡arriba los zapatos planos!

    ResponderEliminar
  4. No estás sola!!! Yo nunca llevo más d 5 cm d tacón, y eso en ocasiones especiales claro!! Nunca he entendido cómo a la gente le apetece ponerse tacones existiendo las Ugg y todas sus versiones marca blanca...

    ResponderEliminar
  5. Ser femenina no tiene que ver con llevar zapatos de tacón. Hacer ruido al caminar, tampoco. Yo tengo unos botines casi planos que lo hacen ;) Que cada una vista como le de la real gana.

    ResponderEliminar
  6. Mi historia es bastante parecida a la tuya. Muchos años comprando zapatos y botas de tacón que al final no me casi ponía. El punto final de mi historia amor-odio con los dichosos tacones fue al final del verano pasado, cuando iba por la calle con mis maravillosas plataformas super-cómodas de esparto y no sé como me caí (supongo que debí bajar la guardia). Resultado: mi rodilla hecha polvo y un casi-esguince de muñeca. Y ahí dije ¡basta!. Ya es difícil andar por la vida, como para encima tener que ir con cuidado para no tropezar, no meter el tacón en algún bache, no caerte.... Yo ya me he hecho a la idea de que, igual que no puedo ponerme un vestido megalargo porque soy bajita y parecería un tapón, y tampoco puedo ponerme un vestido superceñido porque parecería Alaska, tampoco me puedo poner tacones porque no tengo alma de funambulista. Y además, también se puede ir guapa con bailarinas, con zapas o incluso descalza, sí señor!.
    La feminidad es algo que se lleva por dentro, da igual si llevas tacones o zapatillas... Yo he visto a chicas con tacones que luego andaban como velociraptors, y un velociraptor no es nada femenino.

    Es mi primer comentario, espero no haberme alargado mucho. Besicos.

    PD: Estoy haciendo el experimento del bicarbonato para lavar el pelo. A ver que pasa... tengo muchas esperanzas.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado este post, me veia reflejada en cada linea que leia, yo voy siempre de sport, casi no me maquillo y casi ni me peino, ya que con 4 pasadas de mano me queda el pelo bien acomodado para mi gusto jajaja, y tambien me dan esas crisis de vez en cuando a lo que pienso; a ver cuanto me dura esta vez jajaja, el otro dia me dio por pintarme las uñas ya que no se porque desde hace un tiempo tooooodas van con uñas perfectas, yo! que ademas soy artesana, cuanto duraron? te lod igo yo... 5 minutos despues de secas, porque como yo tampoco soy una princesa pues no se y no puedo cuidarmelas jajaja, en fin, creo que tambien ha llegado mi hora de aceptar que soy una pandillera, viva las pandilleras! Veamos su lado bueno... si cada dia te pintas te vistes "bien" te pones tacones, el dia qu evas a una boda o algun evento nadie te dice lo supermona que estas, si eres una pandillera en cambio, el dia que te pintas aunque solo sea el rimmel y te pones unos zapatos monos aunque sean sin tacon todo el mundo te dice "que guapa estas hoy"! ;)

    ResponderEliminar
  8. Querida Deb.. Cómo te entiendo!!Ni te imaginas la de pares de sandalias, botas y zapatos de salón con tacón que tengo en el zapatero, y algunos ni los estrené.. no hay quien me saque de mis converse de colores varios, de mis nuevas botas de borreguito, o cosas por el estilo..
    Cuando salgo de fiesta y decido ponerme los tacones, desde hace unos años atrás, utilizo un "truco", en verano me llevo unas sandalias bonitas planitas de repuesto en el bolso, y en invierno unas bailarinas también bonitas, tienes que llevar el bolso un poco más grande, pero al cabo de mil horas, acabas agradeciendo haberlas cargado durante toda la noche. Mis amigas se han acabado apuntando a la moda también, y así, al 1º de la noche soy esa princesa de tu dices, y al final también, porque no nos engañemos, la gente lleva unas pintas a última hora, y yo voy súper cómoda para volver a casa!!

    Muchos Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Deborah! Me siento taaaaan identificada contigo! Menos mal que no soy la única que se siente rara al llevar tacones. Cómo te entiendo! Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  10. ¡Por fin! por fin alguien que le pasa lo mismo q a mi! Yo llevo un par de años pensando que me tengo q vestir como una "person adulta". Y en cuanto a lo de coleccionar zapatos q no vas a utilizar... podríamos crear un club. Lo peor, es q olvido q los tengo y vuelvo a comprarme otros...

    Lo único que me consuela, es que al no parecer una princesa, (o una bruja según se mire), todo el mundo me echa muchos menos años que al resto! :D

    PD: anima leer que no todas somos como "quieren".

    ResponderEliminar
  11. Yo tengo claro, no, clarísimo que la feminidad y el ser y sentirse atractivo nada tiene que ver con zapatos de tacón, maquillaje, falditas y escotes...
    Jamás me he sentido mal por negarme a llevar zapatos de tacón, no me gustan y hacen daño, por no maquillarme o por no ir con minifaldas y escotes; yo tengo mi estilo propio y mi forma de pensar y no renuncio a ello.

    ResponderEliminar
  12. QUE VIVAN LAS CONVERS! YO SOY FAN TOTAL Y LOS TACONES... PARA OCASIONES MUY MUY ESPECIALES, MEDIR 1'71 HACE QUE NO LOS NECESITE :) ENVIDIA DE ELLOS QUE YO, LOS LLEVO INCORPORADOS :D

    http://yeyeyellow.blogspot.com

    ResponderEliminar
  13. Te entiendo muy bien. Yo tengo tres pares de zapatos de tacón, sólo uno de ellos es cómodo (unos botines muy chulos) y si no me los pongo más es porque: 1)no pegan con el resto de mi ropa, y 2)la gente me hace comentarios tan desagradables como "hoy vienes vestida de señorita" o "con tacones pareces una persona" (verídico). En esos momentos me acuerdo de los tacones, además de un complemento, pueden ser arma arrojadiza.

    ResponderEliminar
  14. tengo unos zapatos de tacon, con mucho tacon... monísimos! me alargan las piernas, me estilizan,... y los he usado dos veces!! la primera me pasó lo que a tí, por lo que me he vistoo reflejada en cada una de tus palabras....

    pero cuidado!!!! mucho cuidado!!!! porque al cabo de un tiempo piensas que no fué tan malo, que no te dolieron tanto, que ahora eres más fuerte y más adulta,... y te los vuelves a poner!!!! si, ahora te parece que no, pero un dia te los volveras a poner!!!! jajajaja

    ResponderEliminar
  15. Me he reído mucísimo y me ha encantado la entrada! Lo mismo pienso, ir super mona y con taconazos... me encantaría! pero es insoportable todos los días y donde estén unas botas planas y calentitas que se quiten los taconazos Lady gaga! Aunque confieso que me gustan bastante y siempre me quedo mirando los zapatos de tacón en las tiendas... y sí, me gustaría poder llevarlos más de dos horas seguidas, pero a veces es imposible..! un beso

    ResponderEliminar
  16. Yo no soy una pandillera... pero soy una niña de 12 años! Me encantan las bailarinas "con tira" y los vestidos de colores... Me maquillo lo justo pero con mucho colorete y tengo algunos tacones casi sin usar en el armario :S
    Y mi novio me dice mil veces lo guapa que voy cuando me visto "de deportista", y en reyes me regaló ¡unas botas de monte! Porque dice que le encantan las chicas que las llevan o_o
    Voy haciendome mayor y más sobria poco a poco, pero no creo que dentro de poco vaya de negro y con tacones como el resto de mis compañeras diseñadoras de moda, que aburrimiento!

    (pd: ¿puede ser que haya intentado apuntarme al mail list del club varias veces y no lo consiga? apuntame porfa!)

    ResponderEliminar
  17. Hola!! me ha gustado mucho este post, como muchas de las comentaristas, 100% identificada!! Lo mio también es una lucha interna conmigo misma: ir super mona con piernas quilométricas y ultrafemenina o ir cómoda echá palante y más yo que nunca? Al final no todo es blanco o negro: está claro que no me pondré nunca uno de esos taconazos que llevan algunas, (que cuando caminan parecen patos mareados con cara de sufrimiento pq no saben andar con tacones. A esas todo lo femenino, mono, superwoman, etc... se les va de un plumazo andando así, es francamente horrible y ridículo!) pero sí que puedo llevar unos topolinos supercómodos, o unas botas con tacón ancho y estático (nada de tacones del bershka, eso te machaca el tobillo y tienes que hacer equilibrios). Para mí la estética no puede anteponerse a la comodidad, ya que cuando no hay comodiad la estética cojea, así hay que encontrar el quilibrio. Hay que decir que alguna vez he hecho el truco de llevarme las sandalias planas en el bolso, jeje... Lo de sufrir para estar bella.... hasta cierto punto!! (eso incluso tiene un punto machista.) ;)

    ResponderEliminar
  18. Deborah, me ha encantado tu post. Yo también me siento muy, pero que muy identificada. Intento hacer un sobreesfuerzo para ir más o menos mona, pero siempre tiendo a lo práctico. Y cada vez más! Antes llevaba tacones cada día, para ir a trabajar (me pasaba toda la jornada laboral caminando porque era reportera de TV) y aguantaba. Si me dolían los pies, no me quejaba, ni siquiera cojeaba. Aguantaba y punto, porque tenía que ir perfecta. Así me gané el mote de 'siempreperfecta' y, a partir de ahí, empecé a odiar todo eso. ¿Por qué no puedo ser una persona normal y corriente e ir un día con bambas a currar, si quiero? Afortunadamente, ya no tengo que ir estupenda. Hago lo que quiero, aunque algunas veces, para alguna reunión, me tengo que disfrazar de lo que no soy. Creo que es la consecuencia del modelo estético dominante... Pero hay que pasar de todo y ser una misma. Yo no diría que no eres una princesa, lo eres igual, pero las princesas también pueden ir en deportivas! Ah, y me he llegado al corazón la respuesta de Arieh. Súper mono! Feliz lunes! ;)

    ResponderEliminar
  19. jajajjajajajaja, no he podido sentirme mas identificada. Yo trabajo en una tienda y claro que si la imagen, que si como vas vestida, que si la gente que viene va vestida igual y claro una tiene que arreglarse, pero claro, el dia que decides hacerlo, ese dia te toca subir y bajar todas las escaleras que no has subido en meses, y pienso, que les den! voy con mis botas planas y a quien no le guste que no mire, peroooo, sales de fiesta y que pasa? quieres ir buenisima de la muerte, piensas cuando te miras al espejo, que si no fuera yo me silbaba de lo buenorra que voy con mis tacones, peroooo...a las 2 de la mañana le tengo que decir "al meu nen" vamonos a casa por fiiiiii que me muero y no aguanto ni un paso mas, quiero que me amputen las piernas des de las caderas por favooor y todos acabamos maldiciendo esos 20 cm de tacon que joden las noches de fiesta.

    En resumen: viva las botas y las bailarinas! uea! Visca visca!

    ResponderEliminar
  20. A mí no me genera ningún conflicto vestir como una teenager y no maquillarme y no tener ningún zapato de tacón en el armario... simplemente, esa no sería yo! :)

    ResponderEliminar
  21. pues yo tengo 30 años, voy super mona vestida (casi siempre) pero siempre a 0cm del suelo, es decir con zapato plano!! para ser princesa no hay que llevar tacones.

    Hay unas bailarinas muy monas por el mundo!!!

    ResponderEliminar
  22. Felicidades por la nueva web del club!!! Es una pasada! Y los nuevos cursos pintan genial..yo me hibiera apuntado al de porcelana, pero esque jo..estoy pelá! je,je,je

    ResponderEliminar
  23. A mí también me encantan los zapatos de tacón... cuando los veo tan monos en la tienda, porque soy consciente de que no me los voy a poner y normalmente consigo resistirme a la tentación. En realidad no creo que nos duelan los pies más que a otra persona que los use frecuentemente, supongo que es como hacerse la cera, cuestión de acostumbrarse! (por cierto, a los chicos no les toca sufrir este tipo de torturas nunca?) De todas formas, me duelan o no, no van mucho con mi estilo, ni siquiera cuando trabajaba en una oficina en la que "pegaba" que fuese entaconada... eso sí, alguna noche que me los he puesto he acabado descalza y me encanta! soy así de chunga... :)

    ResponderEliminar
  24. me ha encantado!!! (yo también tengo zapatos de tacón que me he puesto dos veces y que solo sirven para acumular polvo y ocupar espacio... y lo mismo, cada vez que lo intento me siento ridícula y fuera de lugar :))

    ResponderEliminar
  25. Yo en vez de pandillera soy más bien infantil. Y me encanta serlo, pero supongo que como al resto, cuesta entender que si es así como eres, no tienes porqué luchar contra ti misma para ser "adulta". Porque ya tienes 33 tacos y los calcetines de muñequitos no son para las "mujeres". Pero sigo comprandolos porque los adoro y me hacen sentir bien.

    A la porra las convicciones, no tienes porque ser de una forma concreta. No me gusta ser como los demás porque sí, sino porque siento que es así como quiero ser.

    Besossss :)

    ResponderEliminar
  26. ¡Arriba las bambas, el zapato plano y las botas calentitas y cómodas! Yo sólo tengo 3 zapatos altos en el armario: unas sandalias de tacón de aguja (OMG) de hace 10 años que guardo más por recuerdo que otra cosa, unos zapatos de tacón y otros con cuña negros básicos hipercómodos que uso en bodas. El resto, zapatillas deportivas, bailarinas botas tipo UGG para el invierno y sandalias planas para el verano.

    Yo es que no me veo vistiendo de manera "adulta". Me gustan demasiado los tejanos y los colorines en mi ropa. :)

    ResponderEliminar
  27. Yo creo que todo está en encontrar el punto medio. Mi opción personal es que los taconazos pa ir a bodas y cosas similares (aclarar que lo que yo llamo taconazo debe ser unos siete cm, que ya me parece forzar el pie demasiado). Tras mucho dilema como el tuyo he llegado a la conclusión de que se puede ir femenina sin tacones, unas bailarinas o unas sandalias planas tambien pueden quedar divinamente. Las faldas con botas moteras creo que podrían gustarte, por ejemplo. Decir, aunque me da vergu, que he aprendido bastante de todo esto de las egobloggers, adaptando a mi estilo sus sugerencias (hay gente a la que se le da mejor que a otra lo de combinar prendas, yo no soy una de ellas).

    Hay muchos chicos que encuentran más atractiva una chica apenas maquillada, con un estilo informal (o pandillero :) que otra con un escote por el ombligo y unos tacones de un palmo.

    En definitiva, que se puede estar monísima y cómoda a la vez, solo hay que currarselo un poco.

    (me he liado, lo sé)

    ResponderEliminar
  28. Deborah! Muy bueno...... he disfrutado y además me he reido mucho. A estas alturas de nuestra edad (yo estoy en los 30) ya no necesito según qué cosas para aparentar, como los tacones. De hecho, he tenido muy pocos en mi vida, y también han acumulado polvo. Ahora, los tacones de los escaparates, ya ni los veo. Casi que no existen para mi, son algu que desde hace tiempo no me interesa en absololuto, y ya ni me fijo. Si que me gustan algunos zapatos "más de vestir" con algo de tacón, que por lo general no serían considerados como tal para las "estatuas de mármol", y si caigo en la tentación de comprármelos acabo por no ponermelos casi nunca. Me he acostumbrado a las bambas y la marca que vendo en nuestra tienda que es El Naturalista. El calzado para mi se ha convertido en una de las cosas más importantes del vestuario. La comodidad es lo primero. Y hoy en dia, no hace falta buscar muchísimo para encontrar marcas cómodas y super chulas. Y Barcelona está llena de zapaterías con zapatos y bambas increibles.
    Bueno vaya rollo que he escrito.....
    Un abrazo y que sepas que tu post ha sido una de las cosas buenas de esta mañana.
    Cati de Pollença

    ResponderEliminar
  29. Ole tu! Jeje, pues imaginate si te pasa eso y eres mami de dos peques como yo :)

    ResponderEliminar
  30. @RaulioyVeloz23/1/12 11:04 a. m.

    Pero tu no viste "Princesas de barrio"!?!? Princesas pandilleras!!! Con Nikes, adidas y "lo que les salga del coño"!!!! xD

    Muy guay. Soy un gran fan de look desenfadado así que sigue con tu rollo que estás dentrísimo!!!

    Por cierto. La chica de la foto también está dentrsísisisisisisisisisimo!!!!

    Firmado...... Cal???

    ResponderEliminar
  31. Maravilloso post... Aunque yo tengo que reconocer que soy de esas afortunadas a las que los tacones no les produce dolores de pies, ni de rodillas ni nada de nada. Eso si, tampoco hay por qué llevar a diario tacones de 10 cm. (que seguro sí acaban produciendo juanetes a la larga). Pero te entiendo, porque la mayoría de mis amigas sábado sí y sábado también acaban apoyadas en la barra de cualquier garito advirtiendo que no podrán llegar a casa por su dolor de pies!

    ResponderEliminar
  32. Yo soy "bambera" y de zapato plano, pero reconozco que me encantaría poder soportar los tacones y mirar el mundo unos centímetros por encima, y envidio lo que arregla un culo un buen par de tacones. No lo he conseguido NUNCA.

    ResponderEliminar
  33. Mido 1.80. Calzo un 41. Mis intentos de llevar tacón terminan con la autoestima por el suelo, viéndome como una giganta en las fotos y envidiando los andares de las travestis, infinitamente más femeninos que los míos.
    En verano me compré un sombrero de paja modernito, más discreto que una pamela pero sombrero al cabo y al fin y me dije: me da igual, me lo pienso poner. Es verano, es útil, soy moderna, y me lo pongo. Y me lo puse y fui la risa del parque infantil donde bajo a mi hijo. Debería resignarme: no soy moderna, no tango tanta personalidad como para llevar sombreros. Mido 1.80. Karolina Kurkova es supermodelo, yo voy al supermercado con carrito plegable.
    Ya paso de los tacones. Aunque sigo pensando que el día menos pensado me planto el sombrero.

    ResponderEliminar
  34. Ja!
    Me muero de risa.
    Me siento como tu.
    Soy tonta, y admiro a las de los tacones, cuando en realidad con 39 años, lo que me gustan son las dr martens y las Hunter. Y como mucho, mucho las bailarinas, pero menos.

    Y eso que tu no tienes que arrastrar todas las mañanas a dos niños al colegio.
    Si tuviera que hacerlo sobre taconazos, me pasaría la vida con los tobillos rotos.
    Lo que si aguanto bastante bien, y me gustan mucho, son unas botas altísimas y de plataforma que me compre en hakei y que ademas son preciosas.
    Con ellas me siento alta y delgada, pero no como un pimpollo super arreglado.

    Me ha encantado tu post.

    ¿Has visto el capítulo de pocoyo que se titula Los zapatos de Eli.
    Míralo. es genial

    ResponderEliminar
  35. Yo tampoco soy una princesa!!
    Y he descubierto que mi salvación son las cuñas de goma, no son lo más fino del mundo... pero a mi me vale!

    ResponderEliminar
  36. OLE, OLE y OLE.

    Tengo más de un par de zapatos con taconazo que no me pongo nunca, básicamente porque NO HAY HUEVOS A PONÉRSELOS jajaja

    Por mi profesión (diseñadora gráfica) no me siento obligada a llevar tacones ni ir de punta en blanco a trabajar (aunque eso sí, siempre limpia eh! Jajajajaja) pero si es cierto que por mi hobby/afición que cada vez me ocupa más tiempo (la interpretación) voy a tenerme que poner las pilas porque algún día haré un cortometraje en el que tenga que ir con tacones y...

    Vale, decir NO a un proyecto porque te piden hacer surf y no sabes VALE. Pero decir NO a uno porque no eres capaz de andar con tacón y te llaman para un personaje de una super-mega-guay, alias "princesita"... NO VALE. Así que tendré que aprender al menos... y llevarlos de vez en cuando para no perder la (mala) costumbre.

    Con lo bien que se va de plano xD Además, soy bastante alta (bueno, tal y como viene la nueva generación he pasado a tener una estatura normal xD) y siempre me ha dado mucha tirria verle la coronilla a la gente con la que salía y quedaba así que mientras ellas se ponían taconazos... yo debía ir de plano si no quería pegarme toda la noche sintiéndome gigante. De ahí que ahora mis amigas cuando quieran ponerse unos tacones, puedan y yo no.

    Y para terminar... me hice unas fotos con un fotógrafo fantástico y mis hazañas con los tacones imposibles en los que me hizo subirme son de traca. También es cierto que la actitud cambia por completo cuando te subes a unos tacones, te sientes una diosa que está conquistando la cámara. Bueno, si consigues no caerte claro xD

    ¡Grande entrada esta!

    ResponderEliminar
  37. Lo único que puedo decir: no eres la única, me he sentido totalmente identificada, según lo estaba leyendo parecía que lo estaba pensando, era yo... Me he sentido superbien al ver que no soy la única. Además viviendo en un pueblo con 50 habitantes no ayuda a mejorar... Ejem!
    Somos más de las que pensaba! Yo tampoco soy una princesa y que más da.

    ResponderEliminar
  38. Como me he reído con este post! Francamente... es pura realidad. Yo tampoco soporto los tacones pero yo soy le doy la vuelta al asunto, busco verme femenina con zapatos bajos. y eso que soy pequeña de estatura. Prefiero la comodidad, otra que se puede hacer es buscarse tacones cómodos, tengo unas botas que son de tacón pero cómodos, igualmente unos zapatos que elevan mi altura pero no hacen el toc toc toc cuando caminas... esa es la ridícula que vive en el piso de arriba, solo te digo, usar tantos tacones causa daños en la columna. Así que a sonreír porque eso a nosotras no nos va a pasar.

    ResponderEliminar
  39. jajaja que bueno!yo voy mona pero informal, soy fan de los vestidos, tanto que ya casi ni uso vaqueros XD pero los tacones no están hechos para mis pies, lo he intentado pero no, así que los relego para eventos especiales tipo bodas. El resto del año en francesitas, sandalias planas, botas, botas tipo Ugg.. mi último hallazgo de altura y que si que utilizo a veces, unos botines con tacón corrido que es casi como si fuera en plano, muy cómodos y útiles si quieres presumir de piernas jeje
    besitos

    ResponderEliminar
  40. Aaayyy pero qué risaaa!! Y no de ti (ojo!) sino porque describes a la perfección una realidad cotidiana en la vida de la mayoría de mujeres (el resto es que no son humanas o algo). A mí lo que me pasa es que los tacone me encantan así contemplarlos en el escaparate,son preciosísimos,otra cosa es luego puestos,pie embutido.. Me entenderán las que tenga el pie ancho (hobbits incomprendidas).
    En fin!Que hago como tú,lo intento una y otra vez a ver si así forzando se me amolda el pie (rollo geisha -infructuoso de momento-),y también por el placer que supone llegar a casa y dejar salir los pinreles a su aire.. Momentazo!!!
    Pero al final,a cada uno le define un estilo,no podemos compararnos con los demás,ser diferentes es lo que nos hace atractivos (al menos desde mi prisma).
    Y yo que te conocí en persona hace poquito,puedo decir que estás preciosa con tu look de princesa rebelde :)

    ResponderEliminar
  41. ¡Es la historia de mi vida! Ya no me siento tan sola. Justo este fin de semana regalé unas botas de 10 cm de tacón que me puse 2 veces en 3 años.

    ResponderEliminar
  42. Ante estas situaciones siempre pienso en un gran clásico: Audrey Hepburn, no hay mejor ejemplo para darse cuenta que con unos zapatos planos también se puede conquistar al mundo :)
    Yo estoy loquita con mis nuevos oxford y no hay tacón que pueda superarlo.
    Mi peor experiencia fue hace varios años en la feria (soy sevillana) con unos tacones especialmente comprados para dicha ocasión, no había andado 10 pasos y ya estaba llena de ampollas en carne viva, mi chico tuvo que dejarme en mitad de la calle y correr hacía la farmacia más cercana, pude liarme los pies en tiritas y aguanté el tirón, pero desde entonces uso los zapatos varios dias antes y voy provista de cantidades industriales de tiritas.

    ResponderEliminar
  43. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  44. Yo también me veo reflejada en tu historia (aunque no he llegado al punto de necesitar que me lleven a caballito), y he asumido que nunca seré tan estilosa ni tan femenina como esas chicas... pero no me importa. Por mi trabajo voy casi siempre vestida de verde (ese verde horroroso que ahora se lleva tanto) y con botas de seguridad con puntera y suela reforzadas, por lo que de vez en cuando el cuerpo me pide arreglarme un poco, pintarme el ojo y ponerme tacones.
    También tengo que decirte, que una noche (en el pueblo) me fui de copas vestida igual que si fuera a por setas (jersey de punto gordo con dibujos de estrellas, pantalón de pana marrón y botas de montaña), con la cara lavada y una coleta mal hecha, y que pocas veces he ligado tanto como ese día.
    Si al final a los hombres lo que les gusta son las mujeres naturales.

    ResponderEliminar
  45. Dios mío!! no me puedo sentir más identificada contigo!! tengo zapatos de tacón con más de 2cm de polvo en el armario. Los tacones son un verdadero co... arriba las allstar!!!

    ResponderEliminar
  46. Yo soy absolutamente anti tacones. Solo tengo como tacones propiamente dichos (y ambos son tacón bajo) unos zapatos que tuve que comprarme para trabajar en un cátering y los zapatos que llevé a mi orla del colegio y que nunca más he usado.

    Digo propiamente dichos porque luego están las botas militares que tienen un poco de tacón, pero vamos, no es lo mismo. Y la verdad es que no solo no uso tacones sino que tampoco me gustan ni me atrae la idea. Me da muchísima lástima cuando veo a chicas caminando tan cuidadosamente. Y si encima lo combinan con una minifalda o un vestido muy corto... que si piso aquí o allá, que si me siento así o asá, que si me bajo el vestido porque se me sube, uf! En la vida hay que estar medianamente cómodas, una cosa es intentar estar más guapa un día (y no creo que los tacones influyan en eso en absoluto, hay zapatos planos chulísimos) y otra tener que estar siendo consciente y vigilando tu cuerpo y tus movimientos todo el rato. Me niego.

    En fin, a las que no saben vestirse "bien" sin esos tacones me gustaría verlas un día teniendo que correr para coger el metro o el autobus, teniendo que evacuar algún sitio por una emergencia o haciendo algo tan simple como caminar con soltura por la calle haciendo el tonto con los amigos.

    ResponderEliminar
  47. A mi me pasa algo parecido...me encantan los zapstos de tacón, pero poroblemas de espalda no los puedo llevar, así que para no renunciar a sentirme "princesita" ;) uso bailarinas o zapatos con tacón de un dedo que favorecen mucho y md hacen sentir bien. Had probados con ellos??

    ResponderEliminar
  48. totalmente de acuerdo contigo!!!!!!
    NO llevo tacones, NO uso tacones, NO son cómodos los tacones!!

    Sólo llevo tacones cuando..

    a) estoy soltera y necesito una noche de egoautoestima por las nubes.
    b) bodas
    c) algún otro evento importante o si llevo algún vestido que solo pega con tacones.

    Trabajo los fines de semana de camarera de bar de copas, y tengo una compañera que trabaja con tacones!! a mi me parece una locura porque, para empezar, vamos corriendo de allá para acá, con el suelo mojado, nos resbalamos, nos tropezamos, tenemos que sortear entre la gente y encima hay que estar muchísimas horas de pie. Yo hasta hace poco no sabía que ponerme porque me parecía incompatible mis botas militares con los vestiditos y los pitillos y tal para ir mona. PUES NO, ahora voy con mis botacas super planas y super anchas con mi ropa monísima de la muerte, sea vestido, sea escotazo o sea una camiseta normal.

    Me he sentido SUPER identificada con TODO lo que has dicho. Yo también soy una veinteañera (25) encerrada en el cuerpo de una adolescente (de pasado metalero) que no tiene ganas ni de llevar tacones (aunque a veces parece que los necesite, como dices tu, para sentirte mujer o que se fijan en ti) ni de ir con traje de chaqueta. Me gusta como visto y me gusta sentirme bien.

    pd: Lo único que ODIO, es que cuando los tíos (novios etc) te dicen que a ti te prefieren así, sin maquillaje, sin tacones etc etc etc etc... es que te dicen eso, pero en cuanto pasa una por al lado que lleva tacones, falda y maquillaje la miran a ella. Grrrrrrrrrrrr!

    ResponderEliminar
  49. Vaya por delante que jamás critico a nadie por cómo se viste, pero yo debo de ser la excepción que confirma la regla. Yo sí llevo tacones, me gustan los tacones, los tengo de todas las maneras y me los pongo a diario. Sólo hay que saber elegirlo. Soy camarera y trabajo con tacón, pero un tacón ancho, cómodo y que no pese. Entre semana una cuña de goma en invierno o de esparto en verano va muy bien. Y para ir a cenar o salir por ahí donde esté un buen tacón alto que se quite lo demás. Sólo hay que saber elegir el zapato adecuado. Por supuesto que me duelen los pies después de 7 horas con un tacón alto en una discoteca, pero no hago dramas de ello. Vuelvo a casa despacito y mañana será otro día. Tengo mis trucos. Y os aseguro que ninguno de mis zapatos baja de 9 cm. Y no me parece que me los ponga por obligación, es sólo una cuestión de costumbre. Cuando voy al campo o a hacer deporte me pongo una zapatilla, que también sé hacerlo. Y no me considero doña perfecta, es simplemente que me veo mejor con un tejano y un tacón o una cuña que con zapatillas, pero no pago el precio de q me duelan los pies, porque con un buen zapato no tienes por qué sufrir.

    ResponderEliminar
  50. jajaja Me ha encantado el post porque este sábado salí con mis amigas, todas sobre esos zapatos que parecen andamios y yo con mis manoletinas negras, de purpurina, la mar de monas y la mar de cómodas, 5 horas después, en la discoteca, se me acercó una desconocida y me dijo: ¿cuanto quieres por tus zapatos? jajajaja Me sentí realmente feliz jijiji

    ResponderEliminar
  51. sí al zapato plano y sí al look sporty girl. Pandillera molas más.

    Marc

    ResponderEliminar
  52. jiji me siento tan identificada, que parece que lo haya escrito yo...siempre soy la única que cuando salimos no lleva taconazo y luego todo quisqui se acaba poniendo las manoletinas que lleva en el bolso...yo también soy una pandillera!

    ResponderEliminar
  53. Yo soy una mezcla de tus dos yos. A veces voy con tacones, a veces voy plana, a veces de ejecutiva, a veces de cuero, a veces de vaqueros, otras veces con vestido, otras con botas moteras, otras con tacones moteros,...No me puedes clasificar, porque no tengo estilo. Tengo 30 estilos, y no me gusta ninguno, me gustan todos.

    ResponderEliminar
  54. me encanta el post!! totalmente de acuerdo, a mis 20 años mis pies ya han sufrido suficiente!. reniego totalmente de los tacones a no ser q mi novio esté dispuesto a cargar conmigo a los 30 min.
    Al final acabaré como las chonis de mi barrio, en zapatillas de andar por casa hasta de shopping!

    ResponderEliminar
  55. jajaja y yo que me sentia rara!! :P

    Soy de las que se compraba pares y pares de zapatos preciosos pero que no aguanta llevarlos puesto ni media hora a gusto. Admito que tuve mi época en la que llevaba cada dia al curro tacones y te acostumbras de alguna manera, lo cierto es que tenia el curro cerca de casa y me pasaba casi todo el tiempo sentada pero cada noche me despertaba con unos calambres en los gemelos que me moria... hace ya un par de años (o 3) tomé la desición de no comprarme más calzado con tacón por mi propio bien, disfruto mirandolos pero me quedo con mis botitas o converse planitas que me permiten vivir la vida como me gusta, ando de aqui para allá sin preocuparme de las subidas, bajadas, el estado de la acerca o el tiempo que voy a estar de pie ^ _ ^

    No sé, el tema de los tacones es como el pelo... siempre me he preguntado cómo hacen algunas chicas para vivir sin despeinarse????? es un misterio...

    ResponderEliminar
  56. Yo vivo en Irlanda y tendrías que ver a todas las irlandesas compitiendo para ver quien lleva el tacón más alto....tengo que decir que es un show verlas andando descalzas por la calle a las 3 de la mañana, aquí es algo normal...y eso todos los fines de semana, si es que no aprenden je je je ( y lo digo con todo mi cariño ehhhh)..una seguidora desde Dublín xxx

    ResponderEliminar
  57. Eres la mas procesa de todas por reconocerlo ....
    Porque las princesas se pueden permitir el lujo de ir en zapatillas y ser lo mas
    Solo las cenicientas tienen que currarselo .......
    Pienso EXACTAMENTE igual que tu .
    Pá esclavas las de " la cabaña del tío Tom"

    ResponderEliminar
  58. He querido decir Princesa , claro

    ResponderEliminar
  59. Me identifico plenamente con tu historia. Yo delante del escparate de una zapatería me compraría todos los taconazos, pero como una ya tiene una edad...
    recapacito y voy a lo cómodo.

    ResponderEliminar
  60. pronto en la mañana cuando leía tu post...me dije...pienso igual!
    pero le he seguido dando vueltas, todo es cuestión de como estés en la vida, de lo que hagas, de cómo quieras sentirte.
    A mí en la vida diaria, no me sirven los tacones. Pero hay días en que sé que unos vaqueros, me quedarían mas monos, si fuera un pelo mas levantada, soy alta...pero si fuera mas baja seguro me subiría a ellos a diario, o no...no lo sé!!
    Hace poco, todos me alababan por lo guapa, y estilizada que me veía...y que lindos tacones llevas!! pero a la vuelta me cagaba en los adoquines que me llevaban a casa, y peor aún el dolor de pies del domingo.
    No sé creo que es cosa de costumbre, aunque reconozco que así como zapatos también ropa muy guapa que solo guarda polvo en el armario, y siento que hay una parte de mí que se deja ganar por el cansancio, la desidia, y ser solo mamá.
    saludos.

    ResponderEliminar
  61. Jajajaja... Yo hace dos años era igual... Y al final m di cuenta q hay tacones y tacones.,. Hay q ver cuales son los más cómodos para tus pies porque los pobrecitos tienen q estar a gusto ;) y para que llevar unos taconazos a la lady gaga si no puedes bailar o saltar como quieres? Cada uno tiene su propio estilo ^_^

    ResponderEliminar
  62. Yo me siento igual que tu!! Yo aún estoy metida en el mundo de que toda mi familia son ideales y van a todos lados en tacones y yo no los aguanto!
    Creo les voy a enseñar este post y así se den cuenta de que tampoco soy una princesa.
    Un saludo.

    http://www.atitelavoyacontar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  63. Me sentí identificada, MUY identificada. También me he planteado seriamente dejar atrás mis converse, flats y botas para intentar subirme a unos tacones. Imposible. Tengo algunos pares encantadores con tacón de 10 cms que he usado a lo mucho dos veces, y también quisiera ser muy femenina, llevar vestiditos y faldas como los de modcloth, taconcitos, pero no, ¡me siento como en un disfraz! y si te preguntas la clase de loca que deja empolvar zapatos en el fondo del armario, ¡aquí hay una!
    Ahora, si lo veo por el lado positivo, mi gusto por la ropa que usan las adolescentes me ayuda bastante a disimular mis 30 años, no es que me pesen, pero ¿a que mujer no le gusta parecer unos años menor?
    Así que como buena diseñadora gráfica, puedo vestirme con lo que se me pegue la gana, total, ya me podré sentir femenina con delineador y algún labial rojo sin tener que sacrificar mis converse. :)

    ResponderEliminar
  64. A todo lo que dices, añado que encima tengo dos hijos!!!! Odio los tacones, son un invento del demonio, del machismo y te van provocando a lo largo de tu vida un suicidio lento de tus pies. Mi madre siempre lo dice, gracias a los taconazos que he llevado toda mi vida ahora me veo condenada a usar los horribles 24 horas. Yo no digo nada...
    No lo podías haber contado mejor.

    ResponderEliminar
  65. Ja, ja me he reído mucho con tu post, totalmente identificada, solo tengo unos zapatos de tacón que compré para una boda y si son bastante cómodos pero para que engañarnos prefiero ir con calzado más casual o confortable y claro está siempre tienes a la típica amiga que te da la tabarra para ir como un pincel. Pero normalmente acabo en lugares o en antros donde no necesito ir como una "princesa" supongo que finalmente mi subconsciente ha pillado el mensaje no? Saludos.

    ResponderEliminar
  66. Ma sumo al carro aunque confieso que jamás he llevado tacón ni comprado zapatos de más de un centímetro de alto y no porque no haya tenido algún arrebato femenino que me empujara a ello si no más bien porque en este país no hay narices de encontrar tacones del 43 que no sean zapato de Drag Queen. Así que eso que me he ahorrado. Ahora ya llevo tiempo feliz en mi afirmación del yo: sí, un poco grunge, poco preocupada y tan feliz.

    Por cierto, acabar en urgencias sin depilar y con las bragas más ajadas de la historia,.... ésa si la he vivido,....

    Feliz martes!

    ResponderEliminar
  67. Yo soy de las de no sin mis tacones, pero me encanta tu estilo!!!!Olé por tus ideales!!!!y Olé por abrazarte a ti misma!!!!
    Hasta me dan ganas de bajarme de mis tacones, jajaja...

    ResponderEliminar
  68. Mira que me parto con tus ocurrencias... pero gracias, yo tengo 36 añitos, dos hijos y soy profe de educación física, asíque me paso la semana en chandal... he llegado a pensar que se me habían deformado los pies de tanta playera y no podía usar tacones que no dejaba de comprar y luego ponerme dos días hasta que me di cuenta de eso, de que soy yo y no necesito disfrazarme de otra, jjj

    ResponderEliminar
  69. Hola, hace un tiempo que leo tu blog con asiduidad, pero hoy después de esta entrada tenía que escribirte. Y tenía que escribirte porque acabas de describirme!!! Si lo confieso yo también soy una pandillera de 30 años que se debate entre sus deportivas "super-comodas" e ir un poco arreglá con unos tacones...gana lo primero, jeje...y aunque mis compis maestras se pasan el día subidas a las alturas yo prefiero ponerme a la altura de mis niños y disfrutar con ellos, en fin, que voy poco a poco voy aceptando que no soy una fashión y que oye, no pasa nada por no serlo!!! Mil besos, me encanta tu blog!!

    ResponderEliminar
  70. Jajaja, mi caso es diferente pero me siento igual que tu... soy paisajista y jardinera y claro para pisar tierra, cesped, etc... no puedo ir en tacones, además en este tiempo para ir calentita por esos campos de Dios pues que mejor que unos pantalones de pana calentitos, jajaja... El problema viene cuando me tengo que ver con decoradores, y gente afín que no tengo nada contra ellos, pero si con su mirada asesina a mis botas y pantalones, jajaja. Pero y lo agustito que trabajo yo y lo calentita que voy!!!! A mi favor tengo que decir que de vez en cuando me pongo zapatos de tacón... bueno me dejo de rollos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  71. SAbiendo que hay 70 comentarios anteriores al mío supongo que no llegarás a leerlo, pero desde luego no quería pasar sin decirte que me he echado unas buenas risas con tu post. Risas de complicidad, ojo, y de empatía con lo absurdo de estas situaciones. Yo llevo toda mi vida buscando zapatos con tacón o con mini plataformas, ojo, que si son muy grandes se nota que soy un tapón, tanto que sólo me pongo de todas las que tengo un par de zapatillas planas, y ojo, son zapatillas de deporte. En cuanto me las pongo no hay otro look posible que el chándal. A veces todas tenemos estos debates interno, y me pregunto amí misma por qué no me pongo esas zapatillas tan monas amarillas y tan cantosas que tanto me gustan... pero es que hoy no quiero ir "sport", y volvemos a empezar. En mi caso ha llegado a un punto que, aunque no me pongo taconazos de la muerte, sí que llevo siempre zapatos cómodos no planos, porque me he acostumbrado y los muy planos ( tipo bailarinas) me hacen incluso daño!! O_o ya, sé que es absurdo...
    En fin, por lo menos me alegra que te encuentres a ti misma, que te reconcilies con tu yo, y que sepas decidir qué es lo que te gusta, y no volver a tener envidias raras. Cuanadoyo encuentre mi yo te aviso! :-P

    Un besito wapa, que tengas buen día

    ResponderEliminar
  72. Holaaa, soy Blanca y llevo un tiempo leiendote, y hoy me he sentido algo identificada... no me gustan mucho los tacones, a los 10 minutos ya me duelen los pies (no aguanto mucho más) y siempre que salgo de fiesta voy super orgullosa con mis bailarinas o mis botas, pienso "almenos a mi no me van a doler los pies" (jejeje) así disfruto más, me siento "bajita" pero yo a mi bola!! Y tampoco me considero una super princesa. Me gusta ir cómoda y un poco a mi estilo propio :)

    Hasta pronto :D

    ResponderEliminar
  73. Jajaja… yo como tú, la vergüenza de Sissi :-) Lo ignoro todo de tacones y potingues. Y tan a gusto!

    ResponderEliminar
  74. Solo una cosa a añadir. Rumi, la de la foto, no es una princesa. No, no, no!

    ResponderEliminar
  75. Definitivamente fantastico tu post! porq me sentí plenamente identificada, mi closet lleno de zapatos q rara vez, ven la luz del día, una pena, pero así soy, siempre digo que me regeneraré pero no mas no lo hago, creo que empezare a resignarme. Gracias!!!

    ResponderEliminar
  76. Me siento identificadísima y, de hecho, voy más allá...Por no aguantar indumentarias femeninas es que no aguanto ni el suje (lo primero que hago al llegar a casa es quitármelo xD). Y mi poco aguante también me hace sentir mal e intento cambiarlo...pero a mis años, dudo que cambie ya. ¡Que vivan las deportivas y los vaqueros!

    ResponderEliminar
  77. jajaja me ha encantado la entrada!!
    me siento muy identificada contigo, ME PASA LO MISMO
    todas mis amigas tan monas con sus tacones, y yo siempre con cosas lo más planas posibles! pero ya lo tengo asumido desde hace un tiempo: tampoco soporto el dolor!

    te sigo porque me está encantando tu blog :)
    un besazo

    ResponderEliminar
  78. Dios mio, me he sentido taaaan identificada con este post.
    Me alegra ver que no soy la única que se debate entre tacones y zapatillas.
    Me encanta tu blog, por fin una mujer con personalidad, inteligencia, creatividad, y sobre todo sincera.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  79. Digamos que, haciendo honores a mi nombre, me encantan los taconazos, y la sensación que te pueden dar, el aire que te dan al caminar... pero, sinceramente, no es lo que más me pongo, querida amiga sufridora. Unos buenos zapatos planos, o botines, o similar son también la bomba!

    ResponderEliminar
  80. Te respondo: ¿Qué clase de loca hace algo así? ¿Qué clase de loca tiene estos debates internos tan animados? YO, Yo y Yo. Mira que lo intento pero es que salgo de casa tan mona y estiradita y llego coja y con un dolor que no se me va en unos días. Se me duerme la planta de los pies.

    Mi solución: si salgo con tacones en Madrid salgo con coche. Prefiero no beber, pagar un parking y poder conducir descalza a casa o lo mejor (si es invierno) me pongo mis botas tipo UGG (que no UGG auténticas) y por muy mona que vaya me convierto en un muñeco de Palymobil que va muy muy cómodo...

    Conclusión: mi maletero es un zapatero, llevo de todo tipo de calzado (para ir a la oficina, para ver clientes, para irme a hacer la compra al salir,...) Nada pega con la ropa pero cuanto más contraste mejor me veo que si encima intento combinarlo...

    BSS

    ResponderEliminar
  81. A mi me pasa igual también! Me gustan los zapatos,pero a la hora de comprarme unos,siempre miro que sean tirando a bajitos, es decir, como máximo 8cm y que el tacón sea más bien grueso,porque los de aguja...miedo me dan. Sólo me los pongo en ocasiones especiales o cuando salgo de fiesta con amigas,y he ido de vuelta a casa descalza muchas veces por no poder dar ni un paso más con los tacones o ni siquiera descalza.Y luego me los pongo pocas veces. Tuve una experiencia horrible al principio de empezar a llevar tacón con unos zapatos que tenían 4cm de tacón, pasando toda una noche,hasta las 10 de la mañana con ellos. El resultado fue no poder andar bien en varios días porque tenía los dedos con heridas y la planta del pie despellejada por completo,en carne viva.Yo soy de llevar siempre siempre zapatillas =) es con lo que más cómoda voy y me gustan. ¿Qué la mayoría de chicas van más guapas,monas y arregladas que yo y llamán más la atención? pues si,a veces pienso que debería dejar de ir hecha un adefesio e ir más mona,o madurar en ese aspecto,pero voy cómoda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las princesas han hecho mucho daño en la historia femenina...todo el día ahí sentadas en sus balcones esperando al principe azul y que viene a galope en su caballo blanco...No, no, no las que nos hemos negado a esperar a que nos rescaten (de qué? no me tienen que rescatar de nada), las que nos hemos bajado de la torre a buscar nuestro futuro y a ver si nos encontramos al buenorro del barrio hemos tenido que andar duros caminos y eso no se hace en tacones. Una no se da la paliza de la vida currandose su personalidad por el mundo con los pies doloridos y con peligro de torcerse el tobillo. Estas, nosotras, pisamos fuerte y eso se hace cómoda: en zapatillas, descalza y quizás en tacones, pero segura de una misma y, repito, cómoda.
      Ahora sí varios consejillos sobre zapatos:

      1- Zapatos nuevos, si son de cuero, es decir, buenos, la primera noche al congelador. Hace que se ablanden y no provoquen rozaduras. Para más seguridad poner crema hidratante por dentro y las zonas de roce. En verano es lo mejor que se puede hacer, poner crema hidratante a las sandalias antes d esalir.
      2 Llevo años queriendo unos zapatos de tacon que me dejen vivir, pues he descubierto dos marcas con las que se camina de maravilla y cero rozaduras. El NAturista y Art. Brutalesssss
      Beso

      Eliminar
  82. Me pasa absolutamente lo mismo. Comoda con mis nikes, mi lazo en la cabeza y mis leggins, pero no me siento deseada ni admirada. Hasta que un dia decido ponerme unos taconazos rosas y los labios pintados de rosas. Y pienso, este es mi look, mi estilo. Y los chicos me mira, soy cool ¡¡¡ Pero luego voy preocpada de caerme, de no llevar los dientes pintados, de que la gente susurre...y aunque algun chico guapo me mire...al dia siguiente vuelvo a la comodidad de mis nikes de colores, y mis leggins de flores, pensando ¿quien soy realmente? ¿cual es mi estilo? Creo que tengo una perdida de identidad. Esto es una epidemia. Gracias por tu post, veo q no estoy sola...

    ResponderEliminar
  83. Jejeje, yo en mi epoca de ir de fiesta iba en sandalias. Siempre me parecio que con taconea tenia que ser menos divertido, jajaja

    ResponderEliminar
  84. no me puedo sentir más identificada...año tras año me digo a mi misma que tengo que ser más femenina, usar tacones, dedicar tiempo a peinarme...pero lo único que consigo es acumular zapatos que no me pongo y objetos para el pelo que tampoco...
    creo que es necesario aceptarse y mira si he nacido con un metro 60 será que tengo que medir eso y aprovecharme de los beneficios de ser bajita en lugar de luchar contra ello con tacones matamujeres.

    ResponderEliminar
  85. Dios mío!! leer este post ha sido apoteósico porque no sabía si existirían personas con los mismos pensamientos que yo y que se sintieran de esta forma.

    Me siento un bicho raro por no usar tacones, ni cuñas ni zapatos estrictamente femeninos u__u. También guardo tesoros de zapatos megaaltos que he usado 1 vez o ninguna, me los compro toda segura de que los usaré, pero acaban cogiendo polvo en un rincón.

    Realmente me gustan las cuñas y algunos zapatos con tacón, pero luego no veo el momento de usarlos.

    Ojalá encuentre un príncipe como el tuyo, que acepte mi forma de vestir :), por ahora en mi mundo esos hombres no existen.

    ResponderEliminar
  86. me ha encantado tu post! yo tb me siento totalmente identificada con tus palabras!!
    me alegra no ser el único "bicho raro"!!!!

    ResponderEliminar

♥ Gracias por comentar! (he tenido que añadir la verificación de palabra porque se me estaba metiendo mucho spam de repente... sé que es un coñazo, sorry!)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails