12.4.12

EN ABRIL, TODOS LOS NIÑOS SON ARTISTAS

Seguimos con el momento "Abril, mes del lector (de este nuestro blog"), y hoy le toca a Nisamar, que habla de un tema que me interesa mucho y sobre el que vale la pena reflexionar un poquitirrín: por qué cuando nos hacemos mayores perdemos la espontaneidad creativa y dejamos de dibujar y hacer cosas artísticas sin miedo.



Mi nombre es Nisamar González Mederos y he sufrido el bloqueo creativo, a pesar de ser licenciada en Bellas Artes. Durante años me dediqué profesionalmente a la restauración de arte y a la enseñanza, mientras que mi faceta artística quedaba reservada, con altibajos, a mi intimidad. Hace aproximadamente un año, sentí la necesidad de cultivar de un modo más constante e intenso esa faceta, y ahora elaboro complementos y artículos de regalo en los que integro mis propias ilustraciones. Podéis saber más de mi a través de mi blog , seguirme en facebook o visitar mi tienda online


 
Todos los niños pintan. En un papel, en la pared, en la mesa, con lápices, pinceles, o con las manos.
Desde pequeños tenemos la capacidad innata de expresarnos plásticamente, sin embargo, en algún momento de camino al ser adulto, algunos la olvidan, la entierran, o la guardan en el cajón de las vergüenzas.

¿Cuántos os ruborizáis ante el Pictionary, para pasar a estar disfrutando como enanos horas después?

¿Cuántos afirmáis que dibujáis como niños de 10 años?

¿Qué ocurre a los 10 años?


 
Dibujo realizado por Nisamar


No soy psicóloga, ni pedagoga, y lo más que he leído sobre el desarrollo del lenguaje plástico y visual fue en una asignatura de didáctica de las artes plásticas en la carrera. Aun así, sospecho que en torno a los 10 años, en algunas personas, el libre desarrollo de la creatividad y expresividad plástica se bloquea.

Creo que a medida que el niño va creciendo se le va exigiendo que dibuje y pinte de una determinada manera, y en muchas ocasiones, la frustración les hace creer que ellos para eso no sirven, y guardan los pinceles, las ceras, las pinturas y los lápices de colores para no volver a sacarlos nunca más. Y es una pena, porque pintar es genial, porque es divertido, porque es muy enriquecedor, porque nos puede hacer mucho bien y porque nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos, y a querernos más.

Estoy convencida de que cualquier persona puede realizar obras totalmente válidas. Y no estoy hablando del genio y del talento de determinadas personas, capaces de crear obras maravillosas, obras que lo cambian todo, obras sin las cuales no hubiéramos podido ver el mundo de la misma manera. Estoy hablando de la capacidad de crear, independientemente del resultado, simplemente por el puro placer y disfrute de crear.

Muchas veces he visto como un adulto hace algún comentario a un niño que está pintando del tipo “¡Eso está mal! El cielo no es verde”. Y en esos momentos, yo no puedo evitar pensar: “¡Cierra el pico maldito ignorante! Deja que su imaginación sea libre”.

Supongo que los adultos somos torpes, y no nos damos cuenta de cuan valiosa es esa creatividad e imaginación en los niños. Es una pena que, en lugar de potenciarla, lo que hagamos sea bloquearla.

Así que desde aquí me gustaría animaros a que os atrevierais a volver a ser niños, a imaginar mundos diferentes, a coger los lápices de colores, las témperas, las ceras, los rotuladores, y que os pongáis a pintar, sin ninguna pretensión, sólo disfrutando, creando, jugando.

12 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho el artículo. Estoy totalmente de acuerdo y muchas veces he pensado en ello. Además, creo que no se ciñe exclusivamente al tema de la pintura sino de las artes en general. En mi caso, llevo bailando toda la vida y creo que pasa lo mismo.. con 10 años se abandona la danza porque parece que sólo existe el clásico y empieza a ser "cursi"... pero hay tantas formas de expresarme con el cuerpo sin tener que seguir una disciplina determinada...

    Ahora mismo voy a tu blog!
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta!!! Me gusta que en los post de Abril se hable de los niños. Al final no me animé a mandar un post porque no sabía si iba a encajar con este blog pero viva la espontaneidad infantil y el respeto, en todas las esferas! Buena aportación!

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdO!!!!yo tuve mucha suerte con mi madre que siempre me animó a hacer cositas creativas....o mejor dicho nunca me puso pegas..no recuerdo ni un momento de mi vida en el q dejase de lado la creatividad..y eso que ella no tiene una profesion creativa...pero me animaba a seguir...hasta el día de hoy sigue haciendolo..es mu importante el papel de los q nos rodean!!(tomo nota para mi peke!!aún le faltan 9 años y 3/4 para llegar a los 10..pero se va a hartar de crear jajaj)
    www.azatelier.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Qué ilusión ver mi post aquí!! Y con comentarios y todo!! Muchas gracias por participar y aportar vuestro punto de vista.

    Dulundiaujeudi tienes mucha razón en que no es un tema que se ciñe sólo a la pintura. Parece que al hacernos mayores nos engarrotamos, nos vamos poniendo muros mentales (que grande Pink Floid!). Y ahora que lo pienso, no sólo va relacionado a las disciplinas artísticas, sino a nuestra forma de ver la vida, y creo que cuantos mas muros levantamos, cuanto más cuadriculamos y encasillamos nuestra mente, más rápido envejecemos.

    J me alegra que te haya gustado el post. Creo que debemos mirar mucho y escuchar mucho a los niños, pues tienen muchísimo que enseñarnos. Cosas que hemos olvidado.

    Zuriñe, seguro que tu peke va a ser creativa toda su vida.

    ResponderEliminar
  5. Perder cada niño su "timón creativo propio" empieza muuuucho antes -- empieza el primer momento que pisa una aula de guardería, o ludoteca o finalmente el día que entra en el cole. Y a partir de allí se va marchitando hasta quedar en casi nada. Yo echo toda la culpa a la escuela institucional, donde la creatividad no tiene lugar. Si queremos ser creativos, si queremos niños creativos, pues educarse en la escuela no es compatible con en desarrollo de la creatividad...La escuela es una fabrica, y no tiene individualidad (cosa que la creatividad requiere!)..es hoy en día, *totalmente anacrónico* (un dinosaurio):

    http://www.youtube.com/watch?v=1rYVMMkmJJI

    http://www.rtve.es/alacarta/videos/redes/redes-secretos-creatividad/1056427/

    Si queremos niños creativos, tenemos que ser nosotros un modelo de creatividad para ellos, así a la búsqueda de ese niño o niña creativa que vive dentro de nosotros! Yo tengo 43 años y aún estoy trabajando para encontrarla, tras mis tantos años de escolarización, universidad, etc!

    saludos!!

    ResponderEliminar
  6. otro enlace interesante sobre los niños y la creatividad, en esta ocasión, al pintar: http://tinyurl.com/cusxfbq

    ResponderEliminar
  7. Yo como profe le he dado mil vueltas al asunto. Creo que de un tiempo a esta parte se ha dado mucha más importancia a otros aspectos en la enseñanaza, tendemos a dirigir ya a los niños hacia las "carreras con más salidas"...que en los últimos tiempos eran las más técnicas. Pero es verdad que ahora mismo se intenta fomentar mucho más la creatividad, y se intenta dar libertad a los niños para expresarse. No solo desarrollan la imaginación, sino la autoestima, la seguridad, la asertividad...y aprender "haciendo", que es el método más eficaz de aprendizaje que conozco :)

    ResponderEliminar
  8. Me encantan tus palabras, yo también cree que hay que dejar a los niños que desarrollen su creatividad, que pinten, coloreen, se manchen las manos con pintura, jueguen con barro. El trabajo de un niño es jugar y divertirse. Por favor papas, los niños no son tontos y saben perfectamente que el cielo es azul y no verde, pero su imaginación, capacidad de observación y creatividad es tan grande que hay donde nosotros vemos una caja ellos ven un cohete espacial, lo que para nosotros es barro y margaritas para ellos es una tarta. Seguro que si pintan el cielo verde tienen un gran motivo para ello.
    Yo soy psicóloga y profesora y desde luego veo que a los niños se les cuarta demasiado en su creatividad y se tiene demasiado miedo a frustrarles en otras cosas y se les dan todos los caprichos del mundo no vaya a ser que se "traumaticen".
    Mis hijos tendrán en su habitación una gran pared blanca para dar rienda suelta a su imaginación y ya me preocuparé de volver a pintarla cuando no les quepa un manchón (perdón, niños, para vosotros será un perro volador, una hada mágica o cualquier cosa maravillosa) para que vuelvan a empezar.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Genial post! :)
    Justo el lunes que viene unos cuantos vamos a empezar un reto de 30 días dibujando. Yo participaré y eso que se que mis dibujos serán los peores, pero hay que divertirse creando salga lo que salga :)
    Por si queréis participar os dejo el evento en Facebook https://www.facebook.com/events/365001870208385/

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Para mí es un tema al que también le doy muchas vueltas, como artista (ay, esas crisis creativas post-licenciatura...) y como profesora. Yo trabajo con chavales mayores y no me resulta fácil motivar, hacerles sacar lo que llevan dentro y a la vez dotarles de herramientas para que puedan hacer más de lo que ellos mismos creen que pueden hacer...

    El ilustrador Puño habla de esto en un estupendo vídeo que os recomiendo, si es que no lo habéis visto ya.

    Gracias por llevarnos a la reflexión, Nisamar!

    ResponderEliminar
  12. Me encanta esta entrada y me siento muy identificada, pues a veces cojo mis ceras y me pongo a dibujar para relajarme o simplemente porque me hace sentir bien. No soy una experta pero todo el mundo tiene su lado de artista y todos tenemos cosas que expresar y exteriorizar. Un dibujo hecho con cariño, tengas o no habilidades, es algo muy bello.

    ResponderEliminar

♥ Gracias por comentar! (he tenido que añadir la verificación de palabra porque se me estaba metiendo mucho spam de repente... sé que es un coñazo, sorry!)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails